miércoles, septiembre 26

Eres, 
el temple de mi razón
el oropel de mis sueños
cálido me estremeces
y no dejo de pensarte.

Ladrón de mi tiempo
¿cuántas veces me agitas
me dejas sin respiración?
exhalo con dificultad
tu aroma me sofoca
Mas quiero, 
no puedo dejar de respirarte